martes, 12 de mayo de 2015

Naipes cofrades. ¿Donde vamos a llegar?

Veía la otra noche el programa cofrade que dirige, al que tengo por un buen cofrade, Víctor García Rayo, en el cual se estaban alabando las grandezas de una baraja de cartas en las cuales figuraban en lugar de las tradicionales sotas, reyes o caballos, los amantísimos titulares de nuestras queridas cofradías.
No se que le parecerá al resto de cofrades de esta ciudad, pero a mi me parece una falta de todo, el juntar tríos de Cristos o dobles parejas de Dolorosas, por que todo no puede valer en lo que se refiere al mercantilismo que rodea a nuestra semana mayor y a las devociones que fervorosamente amamos los Sevillanos.
Me gustaría recordarle a los creadores de semejante bazofia cofrade y al bueno de Víctor, el pasaje evangélico en el cual Jesús expulsa a los mercaderes del templo, por no hablar de la falta de respeto que me parece que entre whisky y tabaco, la cara de la Imagen que colma la devoción de mi vida, sirva para cerrar una escalera de color.
La Semana Santa del 2015 ha tocado fondo en muchas cuestiones, pero la fundamental es la fé, la cual ha faltado en muchos de los integrantes de los cortejos, ya sea con costal, cirio o vara y en vez de dar pública potestación de nuestras creencias, nos estamos convirtiendo en personajes de un circo que no sabe muy bien a donde va, en practicantes de un deporte sacro que a este ritmo convertiremos en olímpico.
Debemos los cofrades de verdad, no los que se han acercado a las hermandades por moda o para presumir de no se que, hacer una profunda reflexión acerca de el cariz que esta tomando esta tradición mas que centenaria, y el amor y devoción a unas imágenes que lo son todo en nuestra vida y en la de nuestros ancestros y que es lo que queremos dejarle a nuestros descendientes, por que yo tengo claro que esto no.

Miguel Macías

No hay comentarios: