viernes, 14 de enero de 2011

Adios Maestro, siempre nos quedaran tus hijos.


Esta mañana nos ha dejado José Paz Vélez, el escultor del Cautivo de Santa Genoveva y su Madre de las Mercedes Coronada. Nos deja un gran hombre que como suele suceder en esta nuestra bendita tierra de Sevilla, no llegó a ser su profeta, teniendo que emigrar a otras tierras para que se le reconociera. Tierras en las que significaba un orgullo su presencia ante las imágenes que salieron de sus manos, como Nuestro Padre Jesús de la Salud (Las Palmas de Gran Canaria), que los miembros de su corporación han sido los primeros en ponerse al servicio de la familia para lo que le haga falta.
En Semana Santa cuando iba a Utrera a ver a Nuestro Padre Jesús Cautivo de la hermandad del Redentor Cautivo, era verlo y le paraban el paso y le daban levantás al que talló al centro de su devoción.
Pero Sevilla es Sevilla, y el Cautivo de Santa Genoveva ha permitido que se vaya junto a él, sin ni siquiera una levantá por el que fue su padre artístico, pasando su hijo en la sexta trabajadera del señor un autentico calvario cada tarde de lunes santo. Todavía recuerdo el pasado sábado de pasión las lagrimas que su hijo pepe derramaba por lo que la desagradecida hermandad estaba haciendo con su padre. Pero Pepe desde aquí te digo que eres el único que podrá presumir de llevar sobre tus hombros a tu hermano el Cautivo.
La última comunicación que José Paz se va a llevar al cielo de su hermandad era una carta en la que se le desglosaba su deuda en las cuotas con esta, y todo ¿por qué?, porque no consintió que se le tocara a su virgen, que según el proceder del gremio de los escultores no se puede hacer mientras viva el autor. Pues tranquilos que ya podéis tocarla todo lo que queráis, pues ya murió y solo espero que, aunque el daño que ya habéis causado es irreparable, por lo menos demostréis clase en estos momentos que está viviendo la familia del que creó la devoción en la que tanto creéis.

Miguel Macías Martínez

2 comentarios:

marijose dijo...

Hola:

Te escribe la autora del libro dedicado a "Nuestro Padre Jesús de la Salud" y por supuesto a D José Paz Vélez. Cierto es todo lo que dices, que aquí lo queríamos muchísimo. A partir de lo que me contó escribí este libro y no veas cómo disfrutó de la presentación y cómo nos habló de su madre y de cómo le dedicó a Nuestro Cristo de la Salud. Precisamente esta tarde leía los correos que intercambié con su hijo a propósito del libro de su Cristo y me di cuenta de que ellos saben lo mucho que lo quería.

No tenía ni idea de la bajeza de Santa Genoveva (a la carta me refiero, lo demás lo conozco de sobra). Yo no esperaría nada de ellos.

Lo echaremos mucho en falta. Ahora descansará en paz y ya no le afectará nada del daño que le hicieron en vida. Dios no se queda con lo de nadie, te lo aseguro y el tiempo pondráa cada uno en el lugar que se merece

Gracias por lo que has escrito.

Una persona que le tenía muchísima admiración y cariño a este querido escultor.

Pedro Santana (Vegueta - Las Palmas GC) dijo...

Acabo de abrir esta pagina y he visto que habia mal rollo con Paz Velez. Yo soy de Gran Canaria, y he tenido la suerte de haberle conocido, de haberme enseñado algunas imagenes que estaba tallando cerca de casa para algun encargo que tenia. Era muy buena gente, un enamorado de su oficio. En Gran Canaria tenemos a su Jesus de la SAlud en Vegueta. Y es una obra de arte. ¡¡Viva Paz Velez!! Que por lo menos tiene suerte de estar junto a su Cristo, al que tanto dedicó su tiempo en esta vida terrenal. Por tu recuerdo maestro.
Pedro Santana. (Vegueta)